El Monte Perdido PDF Imprimir
Escrito por Administrator   

Es una presentación que nos envió nuestro  colaborador habitual  Jose Manuel Rodriguez Alvarez y que creemos merece la pena contemplar unos pocos minutos. No es Babia, pero está bastante bien la cosa... Tarda algo en descargar, son 3,5 MB y se abre en una nueva ventana (Ir).

 
La prueba de la bañera PDF Imprimir
Escrito por Administrator   

Nuestro colaborador Jose Manuel Rodriguez Alvarez por e-mail nos envía lo siguiente:

Durante una visita a un Hospital Psiquiátrico, uno de los visitantes le
preguntó con mucho interés al Director:


- Doctor, ¿qué criterio usan Ustedes para decidir si un paciente debe o no ser internado?
- Bueno - dijo el Director - tenemos una prueba científica casi infalible. Consiste en lo siguiente: llenamos completamente una bañera, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no. Nos ha llevado años de estudio idear esta prueba, pero es muy exacta.
- Ah, entiendo- dijo el visitante - una persona normal usaría el cubo porque es mucho más grande que la cucharita y la taza.
- No - dijo el Director- una persona normal sacaría el tapón Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vistas al jardín?

Dedicado a todos los que pensásteis en el cubo.

 
CARTA DE UNA MADRE ASTURIANA A SU HIJO QUE ESTA FUERA PDF Imprimir
Escrito por Administrator   

Por e-mail Ana de Pinos (socia) nos manda este relato, que no sabiamos dónde ubicarlo:

 

Querido fíu:

Póngote estes llinies pa que sepas que toy viva. Toy escribiéndote, despaciu, porque se que nun yes pa lleer deprisa. Si recibes esta carta ye que llegote, si non, dicesmelo y mándotela otra vez.
El tiempu por aqui nun ta mal; la semana pasá solo llovió dos veces, la primera vez tuvo lloviendo tres dies y la segunda cuatro. Ya te mandé la chaqueta que queries, pero digote que el to tíu Pepe dijo que si la mandábamos con los botones puestos pesaria mucho y el enviu seria muy caru, asi que quitámosilos y metimostelos en el bolsu de adientro.

Por fin ya pudimos enterrar a to guelu, alcontrámoslu cuando lo de la mudanza, taba metiu en el armariu desde el dia aquel que nos ganó xugando al escondite.
Cuéntote que el otru dia explotó la cocina de gas y to pá y yo salimos disparaos pol aire y cayimos afuera de la casa, jqué emoción! .
Yera la primera vez que to pá y yo saliamos x untos de casa. Vino el médicu pues yo tenia fiebre, púsome un tubin de cristal en la boca y dixome que nun podia hablar en diez minutos; to pá queria comprai el tubu.
Perdona la mala lletra y les faltes de ortografia, ye que yo cansé de escribite y ahora toy dictándoi a to pá, ya sabes lo burru que ye. Y hablando de to pá, jqué orgullosu ta!. Cuéntote que ahora tien un buen trabayu, tien cerca de 500 persones por debaxiu d'él; ye l'encargau de segar el cementeriu.

El otru dia to pá leyó en el periódicu que, según les encuestes, la mayoria de los accidentes pasen a un kilómetru de casa, asi que mudémosnos más lejos. Nun vas a reconocer casa. El sitiu ye muy guapu y ahora tengo llavaora, aunque no estoy muy segura de que funcione; ayer meti la ropa, tiré de la cadena y, desde esi .momentu nun la volví a ver.
La tu hermana Xulia, la que se casó con el su home, parió, pero como tovia nun se de que sexu ye, nun se si decite si yes tiu o tia. Si por fin ye nena van llamala como yo; ella a la to hermana llamarai "mamá". La otra hermana, Pilar, ta embarazá de 5 meses; to pá preguntoi si taba segura de que yera de ella.
Y por último, el to hermanu Juanchu sigue tan despistau como siempre; el otru dia cerró el coche y dexó las llaves dientru; tuvo que caminar tres kilómetros p'allá y otros tres p'acá, hasta casa por el duplicau pa poder sacanos a to pá ya mi del coche.

El to primu Paco casóse y pasa to la noche rezandoi a la muyer porque dixeironi que yera virgen. A quien nunca más vimos per aqui ye al tíu Carlones, el que morrió el añu pasau. Ahora el que nos tien muy preocupaos ye el tu perru, el Puski, empéfiase en correr detrás de los coches que tan paraos.

¿Recuerdes al to amigu Antón?, ya nun ta más en esti mundu. So pá morrió fai dos meses y como habia pediu ser enterrao en el llagu, el probe Antón morrió cavando la poza en el fondu.
Bueno fiu, non te pongo dirección en la carta porque no la sé; resulta que la xente que vivió aquif llevó los números pa nun tener que cambiar de domiciliu. Si ves a doña Remedios salúdala de mi parte; si nun la ves, noi digas ná.
To má que te quier,

Pdt: Diba mandate 100 euros, pero ya cerre el sobre!

 
<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Final >>

Resultados 10 - 12 de 12